El confort de una casa pasiva o passivhaus
Construccion de viviendas, Construccion de viviendas Passivhaus, viviendas pasivas, viviendas passivhaus, viviendas de consumo nulo, Construccion de viviendas de consumo casi nulo, Construccion de viviendas eficientes.
558
post-template-default,single,single-post,postid-558,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

El confort de una casa pasiva o passivhaus

Confort en una passivhaus

El confort de una casa pasiva o passivhaus

Ventajas insuperables de una casa pasiva o passivhaus

Cuando hablamos de una casa pasiva, puede que no te suene el concepto o que ya hayas oído hablar de ellas. Nos referimos a esas viviendas que se basan en estrategias y principios, tanto en su diseño como en su construcción, que respetan unos parámetros de sostenibilidad. Unas premisas que no solo se enfocan a lograr el cuidado del planeta, sino a asegurar el confort y el ahorro energético para los habitantes de esas casas.

Así, estas casas cuentan con un sistema de aprovechamiento de la luz del sol en sus espacios interiores, así como del aire del exterior. Y todo ello gracias a unos muros y unas ventanas hechos de tal manera que el recubrimiento externo de la casa minimiza pérdidas de calor en invierno y permite una temperatura adecuada en verano.

Lo bueno, y sorprendente, es que una casa pasiva no necesita abrir sus ventanas para hacer el sencillo gesto de ventilar. Los sistemas de ventilación mecánica que dispone este hogar se encargan de ello y mejoran el aire del interior para que no haya olores y se mantenga limpio. Y con eso nos evitamos los ruidos molestos del exterior, así como perder calor en los meses más fríos. Es decir, estamos más cómodos tanto a nivel de temperatura como de sonido.

En casa, como en ningún sitio

Y esto a nivel de confort se traduce en que hay un menor riesgo de que se acumulen condensaciones, no haya humedades, hongos, corrientes de aire nada deseables, ruidos, así como otros factores que pueden poner en riesgo la salud de sus habitantes.

Un confort que se puede sentir sobre todo a nivel térmico. Así, en este tipo de casas apenas hay una variación de temperaturas en invierno y eso también se nota en la factura de final de mes. Y como no hay filtraciones o corrientes de aire, no hay una pérdida de calor ni sensación de estancias algo más frescas en pleno invierno.

Cuando llega el verano ese suelo radiante se traduce en un aporte de frescor que hace que estés en casa cómodamente sin pasar calor por las noches o sin tener que recurrir a un ansiado ventilador o aire acondicionado.

Y por último está la confortabilidad en materia acústica, con lo que uno puede estar tranquilamente en casa, así como del aire (especialmente indicado para esas personas con problemas de alergias).

Little girl and young woman with gadgets sitting back to back on the floor
No hay comentarios

Post A Comment

Abrir chat